¿Qué esperar durante las distintas fases en la recuperación de adicciones?

Es probable, y frecuente, que las personas en proceso de recuperación de una adicción experimenten síntomas.

Tanto síntomas como cambios físicos y emocionales en las distintas fases de la recuperación.

Esto no significa que todas las personas y sus familias experimenten la recuperación de la misma manera. Aunque el progreso general es predecible: Cada persona en proceso de recuperación seguirá su propio mapa.

Unas personas progresarán de fase en fase suavemente. Otras se “atascarán” un tiempo en alguna de las fases. Otras desviarán su rumbo por completo antes de volver de nuevo a progresar.

Es importante que el paciente sea consciente de las etapas que tiene por delante

Esto puede dar a la persona en proceso de recuperación y a su familia una idea básica de lo que puede esperar durante el mismo.

FASE 1: Retirada o inicio de la abstinencia

También conocido como «síndrome de abstinencia»

Puede durar entre 1 y 2 semanas

Toda recuperación por una adicción empieza por el abandono del consumo de la o las sustancias, sea alcohol y/o drogas.

Características típicas del síndrome de abstinencia durante la retirada de la sustancia: Particularmente para los que consumen cocaína/metanfetamina u otros estimulantes

  • Desintoxicación física
  • Intensos deseos de consumir
  • Depresión o ansiedad
  • Baja energía
  • Irritabilidad o agresividad
  • Agotamiento
  • Insomnio y/o prolongados periodos de sueño
  • Pensamiento desordenado
  • Paranoia (desconfianza de los demás)
  • Problemas de memoria y dificultad para concentrarse
  • Sensación de hambre intensa

Las personas que han abusado de otras drogas como tranquilizantes pueden experimentar síntomas de abstinencia de esas drogas también. Hablamos de barbitúricos, heroína o alcohol en exceso.

Resultado directo del reajuste cerebral al enfrentarse a la primera abstinencia

Depresión; Ansiedad; Paranoia. En la mayoría de los casos se tratará de síntomas temporales y se deben a la supresión de una sustancia o droga estimulante.

Conviene que tanto la persona en tratamiento, como sus familiares, sepan que estos estados emocionales pasarán. Pero hasta que pasen podrían implicar, a corto plazo, a tener pensamientos o planes suicidas. Si la depresión, la ansiedad o la paranoia se manifiestan con gravedad recomendamos una consulta psiquiátrica o acudir inmediatamente a urgencias.

Además de los síntomas relacionados, las personas en proceso de recuperación pueden necesitar atención médica para resolver problemas resultantes del consumo de drogas como: 

  • Convulsiones
  • Carencias vitamínicas
  • Infecciones en las zonas de inyección
  • Problemas respiratorios
  • Problemas cardiovasculares
  • VIH/SIDA
  • Pérdida grave de peso
  • Hepatitis C

Es importante saber qué esperar y cómo actuar en las distintas fases del proceso de recuperación de adicciones

FASE 2: Abstinencia temprana

Fase de abstinencia temprana también llamada, a veces, la fase de “luna de miel” o de “nube rosa”

Esta fase suele durar unas 4-6 semanas

Es la fase en la que las personas se suelen sentir mucho mejor y empiezan a pensar que sus problemas con las sustancias están resueltos. 

Las características típicas de la fase de abstinencia temprana son: (concretamente para quienes consumen metanfetamina y otras drogas estimulantes)

  • Aumento de energía y optimismo
  • Sentimientos intensos
  • Exceso de confianza
  • Cambios de humor
  • Dificultad para concentrarse
  • Consumo de otras drogas
  • Problemas continuos de memoria
  • Falta de habilidad para priorizar
  • Preocupación por la ganancia de peso
  • Leve paranoia

FASE 3: Abstinencia prolongada

También conocida como «el muro»

La fase de abstinencia prolongada dura entre 3 y 4 meses

Esta fase supone una vuelta atrás desde la cúspide de la fase de luna de miel. Se retrocede a un periodo de baja energía y un estado emocional con apatía, tristeza y anhedonia (incapacidad para experimentar placer).

Este cambio puede ocurrir incluso aunque la persona siga experimentando cambios positivos en su vida y comience a recoger los beneficios de la recuperación.

Las características habituales de esta fase de recuperación incluyen:

  • Continuos cambios en el estilo de vida
  • Rabia y tristeza
  • Episodios de paranoia o recelo
  • Soledad
  • Adaptación familiar y conflicto
  • Disfunciones sexuales
    • Preocupación por la pérdida del impulso sexual
    • Dificultades con el funcionamiento sexual y
    • Reducción de la actividad sexual
  • Beneficios positivos de la abstinencia
  • Cambios emocionales
  • Dificultad para pensar
  • Ganancia de peso
  • Regreso de los deseos de consumo
  • Retorno a las antiguas conductas
Importante para la tranquilidad del paciente y su familia:

Ambas partes han de saber que quienes están inmersos en un proceso de recuperación de una adicción están expuestos a estos cambios temporales. Estos cambios son el resultado de un proceso de constante mejora en el cerebro y que si se mantiene la abstinencia, la química de sus cerebros se estabilizará. Esta estabilización hará que vayan desapareciendo las emociones negativas y se abandone el estado de baja energía.

FASE 4: Adaptación y resolución

Duración estimada entre 4 a 6 meses

La recuperación está lejos de haber terminado

A pesar de haber superado bien los síntomas de abstinencia física. Incluso habiendo mejorado o disipado hasta eliminar muchos de los efectos físicos del consumo de la sustancia.

Es frecuente que se tenga la sensación de haber cumplido después de pasar la fase del Muro. Esta sensación puede crear la falsa creencia de que por fin la vida de uno puede volver a la normalidad pretratamiento.

Las personas que superan esta fase (y sus familiares) tienen que acostumbrarse a una nueva normalidad. Derivada de los cambios hechos en el estilo de vida y en las relaciones.

Una vez completado el tratamiento se deben aprender nuevas habilidades para:

  • Mantener un estilo de vida equilibrado
  • Vigilar y estar atento a las señales de recaída
  • Reconocer y aceptar que la recuperación es un proceso para toda la vida
  • Desarrollar nuevas áreas de interés

Terminada esta fase el paciente sí habrá mejorado su estabilidad emociona. Esto le permitirá abordar temas y asuntos subyacentes que se hubieran evitado mientras estaba bajo los efectos de la adicción. Estos temas suelen evitarse por ser derivados de la misma adicción o por ser demasiado delicados.